Acerca de mi


fotoceci2

Mis orígenes, ya lejanos, se pierden borrosos en los recovecos de mi mente. No tengo raíces porque, como escribió Amin Maalouf, quitan la libertad. Mis labios han bebido de varios manantiales: Sudamérica, Francia y Cataluña. Vivo en Barcelona, como podría vivir en Paris o Lima. No tengo patrias sino hogares. Aunque fui discípula de la sacrosanta institución universitaria confieso, como ya alguien dijo, que mi verdadera educación comenzó cuando abandoné las aulas. Escribir me gusta, y mucho, pero leer me apasiona. En realidad escribo para intentar entender la realidad, o tal vez para poner orden en el caos que significa vivir.